En 1921

En ese año, publica Juan Ortega Rubio la Historia de Madrid y su provincia. El apartado dedicado a Torrejón de la Calzada es breve, pero da una idea muy exacta de lo que fue nuestro pueblo en los años inmediatos a la Guerra Civil Española.

Torrejón de la Calzada, con 164 habitantes de hecho, 180 de derecho, se halla a 13 kilómetros distante de Getafe y 26 de Madrid, por la carretera de la corte a Toledo, está situado el pequeño pueblo en una meseta al norte de Torrejón de Velasco, en alegre y pintoresco sitio.

Acerca de su origen parece ser que hará tres siglos, unos vecinos de la inmediata villa de Torrejón de Velasco, enemistados con la mayor parte de sus paisanos, abandonaron su antiguo hogar y edificaron dos casas a orillas del primitivo camino de Toledo a Madrid, en el sitio donde se hallaba la calzada romana. Poco tiempo después cerca de estas casas, conocidas hoy con el nombre de posadas o mesones, se construyeron otras dándose principio al actual pueblecito. Tomó al nombre de Torrejón, en memoria de que fue fundado por los hijos de Torrejón de Velasco, añadiendo de la Calzada, porque según queda dicho sobre una romana se levantaron las primeras casas.

Dio algún impulso al aumento de población un despensero de Felipe III, hijo o vecino de Torrejón de la Calzada, el cual fue sepultado delante de la puerta de la iglesia parroquial, donde también se ven otras sepulturas con sus correspondientes lápidas de alabastro, cuyas inscripciones se leen perfectamente.

La iglesia, fábrica tal vez del despensero de Felipe III, está dedicada a San Cristóbal Mártir; pero el patrón del pueblo es San Sebastián. El curato es rural de primera clases. Bastante capaz para el reducido vecindario, su construcción es sencilla, como también el maderamen de su techumbre: en su torrecilla o espadaña hay dos campanas. Entre las imágenes que adornan los altares, se admiran a San Antonio de Papua, San Sebastián y el Santo Cristo del Amparo, llamado entre el vulgo de los pueblos vecinos el Cristo Robado. Cuentan que los de Torrejón de la Calzada lo robaron de una ermita perteneciente al pueblo de Cubas; según otra versión, habiendo los de Cubas llevado a Madrid dicha imagen con el objeto de restaurarla, los de Torrejón de la Calzada, encargado de entregarla a sus dueños, con poco escrúpulo se quedaron con ella.

La Casa Ayuntamiento y la escuela para niños de ambos sexos debieran ser mejores, siendo de notar que generalmente las casa del pueblecito son espaciosas y cómodas.
A unos 500 metros tiene Torrejón de la Calzada un manantial, llamado La Peñuela, de finas y delicadas aguas.
Confina el término: al Norte con el de Parla, al Este y Sur con el de Torrejón de Velasco y al Oeste con el de Griñón; produce legumbres y cereales; su ganadería apenas merece nombrarse.
Pagó al Tesoro en 1.899 a 1.900, 3.696 pesetas y a la provincia, 575.